Ermita del Buen Suceso

SANTUARIO DEL BUEN SUCESO

No existen datos históricos fehacientes que permitan situar con seguridad el origen de la Ermita del Buen Suceso. En la Alta Edad Media, son varias las iglesias de Gordón, que llevan el titulo de S. María, quizá sea una la iglesia del Buen Suceso.

  Según la hipótesis de los castillos, léase ” Historia de Gordón ” de D. Fco. Escobar, la invasión árabe de Almanzor no logró penetrar en los valles de Luna, Alba y Gordón, protegidos por castillos. Como agradecimiento por la victoria, cada uno de estos castillos levantó su ermita a la Virgen, el castillo de Gordón, la del Buen Suceso.

  Años más tarde  – 953 –  se celebra un famoso Pleito del Concejo de Gordón en la iglesia de S. María, situada a la entrada de Gordón  – ” Ad portam Gordonensem ” – . El Buen Suceso sería el límite de la jurisdicción de los castillos de Gordón y Alba por su situación geográfica, y la iglesia de S. María por título, situación e importancia, sería la ermita del Buen Suceso.

Su antigüedad está avalada también por la arquitectura. Particularmente el pórtico sur, por sus nervios, calidad de la piedra y estructura, parece tener más parecido con el románico o el gótico y revela una época muy anterior a la construcción actual del templo.

EL TEMPLO ACTUAL

 El templo actual se construyó en dos etapas. La primera  – 1.766 – , queda testificada por una inscripción grabada sobre el arco de la puerta sur : “Esta obra se hizo siendo cura de la Villa de Huergas y administrador de la Virgen del Buen Suceso el señor D. José Suárez Bayón y mayordomo Manuel de Bobis, vecino de dicha villa. Año 1.766”. Este primer templo consta de una sola nave, con bóveda de medio cañón, reforzada con arcos fajones y contrafuertes de sillería en los muros laterales, una cúpula que descansa sobre una moldura de repisa, finamente labrada, cúpula en la que se unen los cuatro brazos de la cruz latina, estructura básica del templo.

En una segunda etapa se amplió el templo con tres naves en la cabecera, prolongadas en forma absidal, enmarcando el camarín, que preside la imagen pequeña. Esta ampliación se realiza en 1.834 : “Siendo obispo de esta Diócesis el Excmo. Sr. D. Gregorio Ceruelo y administrador-capellán Bernardo García, cura de Llombera se agregaron estas obras. Año 1.834”.

 El templo así ampliado, presenta una estructura de transición entre el barroco y neoclásico. Son asimismo de destacar, además de los pórticos ya citados, las puertas, enmarcadas por arcos románicos de esmerada cantería. En la puerta sur aparece como motivo ornamental la vieira o concha de los peregrinos de Santiago, signo de uno de los ramales de la ruta jacobea, que pasaba por este valle, siguiendo primero la antigua calzada románica y después el camino real. Por último destaca la bella reja de forja, con diversos motivos ornamentales, rematada por emblema de marquesado, con unas letras en números romanos  -1.854 –  y   F.J.B.Q.  con clara alusión al donante : Francisco Javier Bernaldo de Quirós

Fuente : D. Marcial Álvarez  – Rector del Santuario – ( Gordón Comarcal ) .