Índice del Foro  Comarca de Gordón Comarca de Gordón
Tu Foro de consulta y opinión
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegístreseRegístrese 
 PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 

MEMORIA XVIII ENCUENTRO 2023

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Comarca de Gordón -> Encuentro Jóvenes Gordoneses
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Yosco



Registrado: 14 Abr 2007
Mensajes: 2225
Ubicación: Leioa (Vizcaya)

MensajePublicado: Vie Ago 25, 2023 8:24 pm    Título del mensaje: MEMORIA XVIII ENCUENTRO 2023 Responder citando

MEMORIA DEL XVIII ENCUENTRO 2023

MEMORIA DEL XVIII ENCUENTRO
La Pola de Gordón 19 de agosto de 2023

Mañana veraniega. Allá alrededor de las doce de mediodía los “jóvenes gordoneses” de aquellos míticos años 60 empiezan a reunirse frente a la Biblioteca Antonio Gamoneda. Y se van produciendo los primeros saludos y primeras alegrías porque un año más, y contamos ya 18, nos podemos dar un abrazo, mirarnos a los ojos, escuchar las voces reconocibles de la amistad, recibir noticias de sus vidas, compartir las nuestras.

.
.


El salón de actos ya está preparado. Rafael González Ayestarán ultima las conexiones para la proyección que acompañará su charla. Viene de la Universidad de Oviedo; este cántabro que ha enraizado familiarmente en La Pola es el responsable de la Cátedra 5G y ha accedido a venir para hablarnos de lo que es esto y lo que significa, sin bulos, en nuestra sociedad y en nuestras vidas, ”jóvenes analógicos” a los que nos han llegado, en pocos años, tantas novedades tecnológicas y el mundo digital. La gente se va acercando entre saludos y animadas charlas. También hará acto de presencia la representación municipal invitada, con su alcalde, Antonio García, y uno de los concejales de la corporación. Y empezamos.

Antonio García, brevemente, nos adelantará algunas noticias sobre las inversiones previstas en el concejo gordonés con un presupuesto ya disponible de 7 millones de euros. Entre otras actuaciones, seguirá adelante la de la estación de tren de La Pola para convertirla en un albergue de peregrinos y de montaña, un proyecto que desde los Jóvenes Gordoneses ya se había propuesto a las corporaciones anteriores. El alcalde, tras su intervención y saludo, nos deseará una jornada feliz. Y el acto continúa.

Los hermanos Mallada, Paco y José Manuel, ponen a continuación el saludo musical con el himno adoptado del tema “Los jóvenes” (versión de Los Mustang) y otros temas que espigados a lo largo de la mañana tendrán continuación en la comida realizada en las instalaciones del camping. Las canciones “Ya es hora de volver” y “La morcilla gordonesa” no podían faltar a esta cita, junto a otras nuevas y un excelente y variado popurrí de canciones infantiles y de corro.

Rafael González hará entonces una exposición amena, clara y, sobre todo, muy útil que será bien agradecida por los presentes reunidos en el evento. Ahora ya sabemos dónde situar la tecnología 5G y lo rápidamente que avanza la investigación en este campo que se está convirtiendo en el motor del desarrollo económico en un mundo globalizado.

Y a continuación, pegando un salto hacia atrás en el tiempo de unos 70 años, nos situamos en la realidad de los juegos que animaron y despertaron la imaginación de nuestra infancia. Además de algunos comentarios improvisados y el saludo a los integrantes presentes del grupo musical de Pola de Lena, Los Penikes, se leyeron tres textos sobre el tema de los juegos a cargo de Loly Gutiérrez, Antonio González y Julio González que reproducimos a continuación:



CARTA DE UNA MUÑECA A SU PRIMERA AMIGA
Loly Gutiérrez

Es probable que ya no me recuerdes. Soy aquella muñeca que llegó a tu vida en la festividad de los Reyes Magos del año 1958.

Entonces tu no lo sabías, pero estuve varios días, antes del seis de enero, muy cerca de tu casa. Allí, la modista me confeccionó un precioso abrigo de color rojo con el que me sentía muy elegante y sobre el cual destacaba mi cuidada melena rubia. Quería impresionarte, quería ser el regalo más admirado por ti y, sobre todo, quería que fueras muy feliz en mi compañía.

Y mis expectativas se cumplieron con creces. Desde aquel día fuimos inseparables. Compartías conmigo tu tiempo de ocio, me vestías, me peinabas, me mirabas y me hablabas.

Al llegar la primavera otros juegos, otros entretenimientos, entraron en tu mundo, pero yo seguía teniendo un lugar privilegiado en la mayoría de ellos. Así, jugábamos, junto a tus amigas de la época, a saltar a la comba, a la gallinita ciega, al corro de la patata, a las carreras de saco, etc. Cierto es que mi constitución no me permitía participar activamente en alguno de ellos. En esos casos, me sentabas en el alfeizar de una ventana y, desde esa atalaya, contemplaba como aquel trozo de cuerda (soga) se balanceaba “como la tela de una araña” o como “al pasar la barca, el barquero hablaba a las niñas bonitas”. Otras veces, sentada con vosotras en la acera, contemplaba un juego que no entendía del todo: se trataba de extraer de una pequeña fardela unos huesos a los que llamabais tabas y que procedían, generalmente, de la articulación de la rodilla de las patas traseras de los corderos. Lanzabais las tabas al suelo y, a continuación, una pelota al aire y antes de que esta última cayera, y con gran destreza, intentabais colocar todas las tabas en la misma posición, de las cuatro posibles, y cuyos nombres no recuerdo. Si la pelota caía al suelo perdíais el turno.

La llegada del otoño-invierno favorecía los juegos en el interior de tu casa y yo volvía a ser el centro de atención de tu pequeño mundo: sea realizando simulacros de comida (“comiditas”) en aquellos menajes de cocina fabricados en barro; sea con sesiones de lavado, que dejaron en mis ojos azules unas incipientes cataratas, por el desgaste de su pintura; sea con sucesivas sesiones de peluquería, que afectaron mucho a mi, otrora, espléndida melena rubia; o con la afición por vestirme y desvestirme para probarme nuevas prendas, confeccionadas con retales de alguna tela o con sobras de lana de tejer, lo cierto es que éramos muy felices.

Y así fue pasando nuestro tiempo compartido.

En cierto momento llegaron a tu entorno otros juguetes fabricados en madera (yoyó, peonza); o en lata y diferentes plásticos (cocinas, menajes del hogar); o de goma (pelotas, balones) así como diferentes juegos de mesa (parchís, baraja española, juegos reunidos, etc.), todos ellos con la clara intención de ocupar tu espacio más inmediato.

Alguien decidió por ti que yo ya no podía ocupar un lugar preferente en tu dormitorio y fui trasladada a una especie de limbo oscuro en el que permanecí una corta temporada. No te culpo. Tú, querida amiga, crecías. Yo seguía siendo la misma muñeca, pero había envejecido. Mi precioso abrigo rojo, con el que me conociste, ya no lucía tan esplendoroso como entonces. Mi pelo rubio también sufrió los estragos de los peines y mis ojos¡ay, mis ojos! ya te lo recordé, su color estaba desvanecido.

Pero no quiero que te entristezcas. Sabes que aquí no termina nuestra historia. Quisiera recordarte que ¡a Dios gracias! yo fui restaurada y tuve otras amigas. La vida me dio la oportunidad de alegrar a otras niñas con las que los reyes Magos no habían podido ser tan generosos y compartir con ellas otros juegos de la época.

Hasta siempre, mi primera y querida gran amiga.



JUEGOS DE CALLE Y DE CASA
Antonio González

Queridos amigos y amigas.

Hoy me gustaría llevarlos a un emocionante viaje en el tiempo, específicamente a la década de los años 60, una época llena de alegría, inocencia y juegos infantiles que marcaron la infancia de muchos de nosotros. Aunque el tiempo ha pasado y la tecnología ha avanzado, recordar y valorar aquellos juegos que disfrutamos en nuestra niñez nos permitirá apreciar la sencillez y la creatividad de aquellos días.

En los años 60, la vida solía trascurrir en las calles y en los montes. Los niños se reunían para jugar y divertirse al aire libre sin la necesidad de consolas de videojuegos o teléfonos móviles. Uno de los juegos más emblemáticos de esa época era hacer casetas , ! Quien no recuerda la emoción de tener un pequeño refugio secreto en los Llanos en los pinos o la Era! Era un juego sencillo pero que nos llenaba de risas y nos mantenía activos y saludables.

Otro juego que disfrutábamos eran las canicas o bolitas. Pasábamos horas jugando a lanzar y hacer rodar esas pequeñas esferas de vidrio en el suelo, compitiendo para ver quien tenía la mejor puntería y estrategia. Era un juego que fomentaba la habilidad manual y la concentración, y además nos permitía hacer nuevos amigos mientras compartíamos esa sencilla pero entretenida actividad.

En los años 60 también tuvimos el nacimiento de algunos juguetes icónicos que siguen siendo populares en la actualidad. Uno de ellos es el clásico Lego. Esas pequeñas piezas de colores nos permitían construir todo tipo de cosas, desde casas hasta vehículos, y estimulaban nuestra imaginación y habilidades de resolución de problemas.

Los juegos de mesa también tuvieron su auge en los años 60. Juegos como el monopoly , la Oca y el Parchís se convirtieron en favoritos de las familias, y nos ensañaban la importancia de la paciencia, la estrategia y el trabajo en equipo.

Además de los juegos, los años 60 nos brindaron la oportunidad de disfrutar de actividades al aire libre, como montar en bicicleta, patinar sobre ruedas o jugar al escondite. Estas actividades nos mantenían activos y nos conectaba con la naturaleza y el mundo que nos rodeaba.

En aquellos tiempos, la imaginación era nuestro mejor aliado, y podíamos convertir cualquier cosa en un juego, una simple caja de cartón podía ser un coche un barco o una casa, y con ella podíamos viajar a lugares mágicos sin mover un solo pie.

Es importante recordar aquellos juegos y actividades de los años 60, ya que nos enseñaron valiosas lecciones sobre el trabajo en equipo, la creatividad la amistad y la importancia de disfrutar el presente sin preocuparnoss demasiado por el futuro. También nos recuerdan que la felicidad no está necesariamente vinculada a la tecnología o los objetos materiales, si no que puede encontrarse en las cosas más simples y cotidianas.

En resumen, los juegos infantiles de los años 60 fueron una época dorada de diversión y creatividad. Nos enseñaron lecciones que aún podemos aplicar hoy en día, y nos permitieron crear recuerdos inolvidables con amigos y familiares. . Así que, animo a todos a rescatar la esencia de aquellos juegos y compartirlos con las nuevas generaciones, para que también puedan experimentar la magia de una infancia llena de juegos simples pero maravillosos.

Gracias por su atención. ¡Que vivan los juegos infantiles de los años 60 !




LOS BOTES ESPACIALES DE CARBURO
Julio González Alonso

Antes de ser construido el ya desaparecido colegio Doctor Álvarez Miranda en el solar del edificio que, según creo, había sido centro de enseñanzas medias durante la Segunda República y que mucho más tarde y hasta día de hoy acabaría reconvertido en Centro de Salud, se podía ver una fragua pegada al costado de la pared de la izquierda del edificio de piedra y ladrillo, raseado. Por la callejuela de la fragua o herrería se llegaba al río Bernesga, y en su orilla había un potro de madera con todos los artilugios para herrar a los animales. Toda la margen del río estaba comida de matorrales y chopos recrecidos que desafiaban a los guajes y ponían a prueba su espíritu aventurero intentando adentrarse por entre los ramajes y, aún, consiguiéndolo en gran parte.

El olor de la fragua, los fuelles y el ruido de los martillos golpeando el yunque todavía resuena con claridad en el recuerdo. Todo forma ya parte del paisaje infantil del pueblo animado de juegos que duraban días.
El caso es que, a orillas de aquella mítica y casi arruinada fragua, se amontonaba el carburo, esa sustancia blancuzca y pesada de olor ácido que formaba parte de los residuos de la actividad de la industria.
Los guajes nos acercábamos para hacernos con el carburo. A escondidas, porque nos lo tenían prohibido; aunque me consta que los mayores, bajo cuerda y con la complicidad del herrero y el pinche, lo conseguían con más facilidad.

El entretenimiento consistía en ir hasta las eras -otras veces hasta los montes de la Gretosa- con unos botes y el carburo. Hacíamos un agujero en la tierra, poníamos el carburo y le echábamos agua, taponando el hueco realizado en la tierra con uno de los botes al que habíamos hecho un orificio en la base. Luego venía lo más difícil. Se trataba de acercar una llama al bote para producir la explosión que lo lanzaba al aire.

No siempre salía como era de esperar y mucho menos a la primera; bien porque no se había formado suficiente gas o porque la operación de acercarle el fuego se demoraba demasiado. Y siempre había peligro de que te reventara el bote en las narices.

Que yo sepa, por fortuna, no hubo accidentes graves con los botes. Cuando se elevaban hacia el cielo tal vez nos imaginábamos ver transformarse nuestros botes en fantásticas naves espaciales como las que, años más tarde, alcanzarían la Luna. Mientras tanto, norteamericanos y soviéticos andaban enzarzados en la carrera espacial. Pero en La Pola de Gordón, en aquel pueblín de la montaña leonesa, nosotros, con la ayuda del carburo de la fragua, les llevábamos a todos mucha ventaja.

Y SEGUIMOS...

Con más canciones de Paco y José Manuel, la firma de gran parte de los asistentes en el Libro de los Encuentros y la atenta actividad de Alfredo García armado con su cámara para dejar testimonio gráfico de la jornada de este XVIII Encuentro, nos desplazaremos hasta las instalaciones del camping. En el menú no podía faltar, por supuesto, nuestra personalísima morcilla gordonesa, antesala del resto del menú. Ni los postres, ni las canciones, ni la alegría de todos. Luego, la foto de grupo para el recuerdo. Y el deseo compartido por las 53 personas reunidas en la comida, de reunirnos en el XIX Encuentro de 2024. Solamente queda agradecer al total de los alrededor de 60 participantes en este evento su apoyo, compañía y asistencia. Después de 19 años de la primera convocatoria y a pesar de la pérdida irreparable de algunas personas entrañables, poder contar con tantos jóvenes gordoneses fieles a la convocatoria solamente puede ser motivo de júbilo y contento. Gracias por todo ello. ¡Nos vemos en La Pola!



CANCIONES PARA UN ENCUENTRO

LOS JÓVENES
(Cliff Richard - Los Mustang)

Jóvenes, éramos tan jóvenes
Soñaba yo, y soñabas tú y fue...
la verdadera razón de mi vida,
nuestros sueños sin temor.

Los jóvenes quieren ser felices;
los jóvenes buscan la amistad
y al fin son de la vida el lugar
que prefiero porque tienen la verdad.

Brilla ya en tus ojos la felicidad
de verme aquí, junto a ti...
¡qué alegría siento en mí!

Jóvenes, somos aun tan jóvenes;
el tiempo sigue sin pasar
y son tus besos y tus recuerdos que vuelven
y que guardan nuestro amor.


SI ES HORA DE VOLVER
(Julio G. Alonso - Víctor F. Mallada)

Ya es hora de volver a las riberas
y agua de tu niñez junto a los ríos,
torrentes de la edad, años de fríos
y adolescente amor de primaveras.

Volver a compartir las acederas
sobre los verdes prados en estíos
de parvas y de trillas y en bravíos
roquedales de fuentes manaderas.

Tú llamas y a ti vengo ensimismado;
me llamas y respondo a tus anhelos
con fervor y pasión de enamorado.

Si es hora de volver, sea a tus cielos
y a tus besos de escarcha y al alzado
sentir de tus sentidos y mis celos.


EL VALS DE LOS SUEÑOS PERDIDOS
(Nando Agüeros)

Sonaba a lo lejos la orquesta; se abría
camino el verano,
vistiendo de luz y de fiesta aquel viejo amor,
callado y temprano.

Llegaste de lejos al valle, igual que caída del cielo,
mi brazo cruzó por tu talle y unimos los dos
las manos al vuelo.

Bailamos sin saberlo un vals
que hablaba de sueños perdidos,
de amores que vienen y van sin añorar
lo que pudo haber sido.

Un pasodoble, un tango, un vals,
una balada, un corrido.
Hubiera vendido mi alma con tal de bailar
una vida contigo.

No solo recuerdo tu nombre, ni cada lunar
de tu espalda.
Aún me conmueve en la noche
el olor de tu piel sobre hierba mojada.

Si hablaran aquellos maizales,
la luna menguante y el río
y aquel corazón tan cobarde que ayer fue,
fue más tuyo que mío.

Bailamos sin saberlo un vals,
que hablaba de sueños perdidos,
de amores que vienen y van
sin añorar lo que pudo haber sido.

Un pasodoble, un tango, un vals,
una balada, un corrido.
Hubiera vendido mi alma con tal
de bailar una vida contigo.


LA MORCILLA GORDONESA
(Julio G. Alonso - Víctor F. Mallada)

Duele el frío que azota por el Cueto
cuando el gocho se entrega a la matanza
con chillido que a toda Pola alcanza
y anuncia que su fin se lleva a efeto.

En su morir ni salgo ni me meto
que de su vida no hago la semblanza,
pongo el acento al punto en la mudanza
de su sangre en morcilla, que es un reto.

Así envuelta y cocida en la cebolla
con pimentón se mezcla y da a la vida
la morcilla en el fondo de la olla.

Y cuando en los manteles es servida
más sabrosa y jugosa que la molla
se celebra esta sangre así embutida.


CANCIONES INFANTILES

Canciones de comba:

El cocherito leré me dijo anoche… y yo le dije, con gran salero, no quiero coche… Si te mareas, leré a la botica, leré que el boticario, leré te de pastillas, leré.
El nombre de María..


Al pasar la barca, me dijo el barquero las niñas bonitas no pagan dinero, yo no soy bonita ni lo quiero ser, arriba la barca una, dos y tres.

Soy la reina de los mares y ustedes lo van a ver, tiro mi pañuelo al suelo y lo vuelvo a recoger. Pañuelito, pañuelito, quién te pudiera tener
guardadito en el bolsillo como un pliego de papel. Una, dos y tres, salte niña que vas a perder.

Dónde están las llaves, matarile…

Quisiera ser tan alta como la luna.

Canciones de corro:

Al corro la patata, comeremos ensalada lo que comen los señores..

El patio de mi casa…

Que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva.

Tengo una muñeca vestida de azul… ánimas benditas me arrodillo yo.

Asesrrín aserrán… los de adelante corren mucho, los de atrás se quedarán.

Antón, Antón, Antón pirulero, cada cual atienda su juego y el que no lo atienda pagará una prenda… yo sé la manera de dar la lata a cualquiera.
_________________
Bitácora LUCERNARIOS:
Acerca de la luz por la poesía.

.
Bitácora ÍnsuLa CerBantaria
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Comarca de Gordón -> Encuentro Jóvenes Gordoneses Todas las horas están en GMT + 2 Horas
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group